A vueltas con los Pirelli

Dos semanas consecutivas con carrera han hecho que no dedique demasiado tiempo a comentar lo que ocurre lejos de las pistas. Y lo más destacable es el revuelo que está provocando el rendimiento de los Pirelli. Muy de pasada comenté que los neumáticos no perjudican a ningún equipo, si no que hay coches que se tienen unas características que les permite cuidarlos más o menos, o hacerlos funcionar mejor...

Por eso, me está sorprendiendo (por no utilizar otros términos) la postura de Red Bull en este tema. Parece que han llegado a insinuar que Lotus tiene ventaja porque estos nuevos neumáticos se han probado con el Renault E30, lo que viene a ser tan absurdo como decir que Vettel y Webber tuvieron ventaja en el GP de EEUU en Austin del año pasado porque un día en 2011 Coulthard se dio un paseo por un circuito sin construir ni asfaltar. Sinceramente, para dar excusas es mejor buscar otra para no hacer el ridículo.

El problema es que este pensamiento cale en otros equipos y empiecen a dar guerra para que Pirelli modifique sus compuestos. Y parece que está pasando. No sólo hablan de la supuesta ventaja de Lotus, también sustentan sus críticas por motivos de seguridad. Ni en Australia ni en las dos primeras jornadas en Malasia he visto ningún accidente causado por el desgaste de los neumáticos y todos los pilotos han podido rodar, así que no veo que sacar la bandera de la seguridad sea muy acertado.

Así que, ¿de qué estamos hablando? Pues de lo mismo que desde hace ya unos años: de pataletas de los equipos cuando no les va bien en algo. En contadas ocasiones las quejas tienen fundamento porque vulneran la norma de una forma descarada, pero en la mayoría son niñerías. Parece un patio de colegio con un montón de pequeños acusicas gritando al profesor porque si. Que si Pepito corre más, María tiene un cuaderno más chulo o Juanito tiene un sombrero.

Pero aun peor que quejarse por lo que hacen tus compañeros para ganarte, es hacerlo de los elementos comunes para todos. Somos muchos los que pensamos que no tendría que hacer falta decirle al suministrador de neumáticos que hiciese su trabajo de una u otra forma para dotar de espectáculo a un deporte que lo debería tener por si sólo; pero bueno, aceptaremos pulpo como animal de compañía. Ojalá la competición por si sola fuese una lucha más cerrada, pero con tantos elementos diferenciadores (motor, chasis, aerodinámica, presupuesto...) lo único que puede igualar a todos es usar elementos comunes para todos los equipos. Y si algunos equipos quieren que ese elemento diferenciador e igualador se convierta en algo anodino mi posición es clara: no hacerles caso.

Si se toma en consideración una queja como esta, ya no sé qué nos espera. ¿Elegir en que carrera me apetece correr? ¿Decidir en qué vuelta me viene bien terminar? Espero que la presión sobre la FiA y sobre Pirelli no les haga tomar medidas conservadoras, como ya hicieron en las últimas carreras de 2012, porque le pese a quien le pese, los neumáticos son la mejor y brillante nota de color en un mundo que, sin ellos, estaría dominado por el gris del asfalto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario